LAS PREMISAS Y CONCLUSIONES EN LA ARGUMENTACIÓN PERIODÍSTICA

fusion-nuclear11. EL GRAN SALTO ES LA FUSIÓN NUCLEAR: EL GAS ES EL PUENTE DE ORO HACIA EL FUTURO ENERGÉTICO

El calentamiento global es la más firme seña de que la humanidad debe cambiar sus hábitos energéticos en el más breve plazo, según el ingeniero químico de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Eduardo Barreiro.

Aunque el planeta aún se debate en contradicciones como que 2 mil millones de personas están sin acceso a la electricidad, Barreiro tomó las conclusiones del último Congreso Mundial de Energía de Buenos Aires (realizado en octubre) para señalar que el tema medio ambiental obliga a avanzar hacia matrices energéticas menos contaminantes.

Asegura que la gran esperanza es que el hombre domine la más básica, pero esquiva forma de generar energía, la fusión nuclear.

Aunque en el planeta ya hay más de 400 plantas que operan sobre la base de la “fisión” nuclear y otras 37 iniciativas están en pleno montaje, el tema de “fusión” es distinto. Ella se produce a temperaturas tan elevadas como la del Sol y sólo es posible llegar a eso en la Tierra si se trabaja con un estado de materia denominado plasma.

El trabajo ha sido tan complejo que las apuestas solo apuntan a un gran proyecto multinacional en que participan la Unión Europea, Rusia, Japón y Estados Unidos. Ya se construye un reactor piloto en Instituto Max Plank, Alemania, para estudiar cómo producir la fusión nuclear.

Se esperan resultados para, al menos, 10 años y otros 20 o 30 para ver aplicaciones concretas. Mientras tanto, Barreiro segura que hay camino intermedio:

– ¿Qué tendencias marcan el desarrollo energético mundial?

– La tendencia en el mediano plazo es la de incrementar el consumo de gas natural e ir a fuentes de energía no contaminantes. Ese es el desafío hasta el año 2030.

A partir de entonces, va a aparecer una nueva energía, hoy en desarrollo, la fusión nuclear. Pero el puente de oro entre hoy y el uso de la fusión nuclear es el gas natural. Y es porque se trata del combustible menos contaminante de todos. Así ocurre a nivel de contaminantes localiza- dos (óxidos de azufre y nitrógeno, monóxido de carbono) y globales (dióxido de carbono). Por eso el gas es el puente de oro hacia el futuro energético.

– ¿Pero es sólo una razón ambientalista o tiene que ver con el agotamiento de las reservas  mundiales de petróleo, por ejemplo?

– Las reservas de gas en el mundo alcanzan para cien años o más… En términos simples el gas sobra, el petróleo sobra, el carbón sobra. La limitación no va a ser la reserva, sino el costo asociado a la emisión de dióxido de carbono. Esa va a ser la fuerza impulsora para ir a fuentes no contaminantes globales como la señalada.

El Sur de Concepción, 13 de julio de 2001
transantiago_by_pituman2. ESTUDIANTES

Las denuncias por el mal trato que reciben los escolares en los vehículos de locomoción colectiva se suceden en el tiempo y forman parte de una situación que no logra ser erradicada de nuestra sociedad.

Difícil resulta de encontrar conductores que cumplan con la ley que obliga a transportar a los estudiantes de enseñanza básica en forma gratuita. Las argucias para eludir esta responsabilidad son numerosas y repetitivas.

A la hora de las excusas, los choferes dirán que trabajan estresados, que tienen horarios que cumplir (aunque se tarden minutos en un solo paradero), que no trabajan con sueldos base y que por eso no les conviene transportar personas gratis, que hay recaudaciones diarias que entregar a los propietarios de las máquinas o que los escolares destruyen las máquinas.

Todas pueden ser situaciones muy entendibles, pero la ley es una sola y los estudiantes –especialmente quienes están en la educación básica– no pueden transformarse en víctimas de la discriminación de quienes conducen una máquina de locomoción colectiva.

Basta con subirse a un autobús de cualquier línea para obser var que el problema es frecuente y que la gran mayoría de los conductores evita trasladar a los estudiantes básicos cuando no hay adultos en el paradero. Nada les cuesta acelerar las máquinas al pasar frente a ellos, simular que no los ven, echar a andar el vehículo cuando aún no se suben o bajan los niños o simplemente estacionarse en la mitad de la calle cuando coincide un paradero con un semáforo en rojo.

En suma, el conductor siempre tendrá una excusa o una explicación para no llevar al niño y si algún pasajero le recrimina su actitud, posiblemente se encontrará con un “yo soy el chofer y hago lo que quiero”, pareciendo olvidar que él mismo tuvo una infancia quizás con los mismos problemas o que también es padre de familia.

Falta en nuestra sociedad educar y hacer conciencia respecto al respeto a la niñez. Algo tan simple, pero tan difícil de lograr.

Editorial del Austral de Valdivia, 11 de julio, 2002

 

Anuncios

Acerca de Luis Acuña Leal

Profesor de Religión y Filosofía
Esta entrada fue publicada en Lingüística y argumentación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s